Édgar Espinoza un ejemplo de vida inspirador

Un talento inspirador que necesita la ayuda de todos y que nos inspira muchas reflexiones

En muchas ocasiones, tal vez en todas, cuando vemos a una persona que vive en la calle solemos pensar lo peor de ella. La estigmatizamos, le etiquetamos el rótulo de delincuente y -usualmente- decidimos cambiarnos de acera para evitar ser asaltados o hasta asesinados por ellos. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, estamos frente a personas con historias desgarradoras, capaz de emocionar a los más duros. Es el caso de Édgar Espinoza, un ejemplo de vida inspirador, que hoy precisa de la ayuda de todos.

publicidad

La historia de Édgar Espinoza es una más, entre las de aquellas personas sin fortuna que por diferentes motivos viven en la calle, bajo la línea de la pobreza. Historias que pasan desapercibidas, inadvertidas e inatendidas. Historias de vida que, si les prestáramos atención, conoceríamos un ejemplo de vida inspirador, y a una persona detrás de tanta exclusión social.

Edgar Espinoza Ejemplo de vida inspirador Historia de vida que emociona

Como Édgar Espinoza, quienes viven en la calle necesitan ayuda y una nueva oportunidad.

Esa persona que en la primera imagen te haría cruzar la calle y cambiarte de acera, probablemente te ha sorprendido en la segunda fotografía. Édgar Espinoza más que querernos robar, nos quiere regalar cultura, divertir con su música y hacer mejores seres humanos con su ejemplo.

Édgar Espinoza supo ser un célebre, reconocido y popular músico colombiano, con un talento envidiable. Capaz de tocar diversos instrumentos, como el piano, saxofón, bajo, timbal, bongo, conga, Espinoza se destacó como músico, corista y cantante en varios grupos de salsa en Colombia.

Habiéndose destacado en orquestas como la de Joe Arroyo, Fruko y Sus Tesos, Guayacán, los Tupamaros y los Niches, sus días de gloria y buen pasar han acabado. Su vida cambió 180°, desde el apogeo hasta la vida de indigente por las frías calles de Bogotá.

 Los infortunios de la vida, y algunos problemas de drogadicción, le llevaron a pedir monedas y tocar la flauta en las calles para poder comer; pasando inadvertido frente a miles de personas que a diario pasan a su lado sin reconocerle ni ayudarle. Hasta -podríamos decir- temiéndole y evitándolo.

Sin embargo, su talento sigue intacto. La música corre por las venas de esta persona con muchas historias por contar y mucha cultura por hacer llegar a todos los rincones de este planeta. Aunque para eso necesita de la ayuda de todos. ¡Mira este video con su música!

Édgar Espinoza es un ejemplo de vida. En primer lugar, como muestra de que aún el más talentoso o rico puede -lamentablemente- perder todo y caer en las manos de las drogas y la indigencia. En otras palabras, todos podemos asegurar que el presente que tenemos es bueno, pero jamás podremos saber lo que el destino nos depara. ¿Suena duro? ¿Lejano tal vez? La historia de hoy nos demuestra que todo es posible.

Pero también nos sirve de ejemplo -y enseñanza- para que aprendamos a ver a la persona detrás de cada hombre o mujer que vive en la calle. Édgar Espinoza nos inspira a que seamos más humanos con nuestros pares en la vía pública, y les ayudemos. ¿Quién sabe? Tal vez con escucharles, saludarles o hacerlos sentir parte ya es muy importante para ellos. Desde luego, si la ayuda puede ser otra, mejor aún.

¿Crees que la historia de Édgar Espinoza te cambiará la forma de ver a estas personas? ¿Cuántos Édgar Espinozas habrá en tu ciudad?

publicidad